Search
  • Pamela Alcantara

¿Se desploman los precios de las casas en el DMV?




La pandemia del COVID-19 trajo consigo una serie de desafíos y dificultades para todas las familias del mundo y en nuestra área, también trajo el mercado de bienes raíces más caliente que he visto en mis más de 16 años de carrera. Los que vivimos, o tal vez debo decir, sobrevivimos, la burbuja inmobiliaria norteamericana a principios de los años 2000 tenemos siempre un poco de recelo cuando vemos el mercado inmobiliario sobrecalentarse. Al menos en mi caso, que atiendo en su mayoría a compradores por primera vez, siento una obligación y me preocupo cuando los precios de las viviendas aumentan desmedidamente ya que las posibilidades de mis clientes se reducen.

Sin embargo, también siento algo de satisfacción cuando mis predicciones sobre las tendencias y los precios se vuelven realidad; como cuando expliqué que era imposible que el mercado se desplomara cuando empezó la pandemia. En este sentido, es que me animo nuevamente a poner de su conocimiento mis opiniones sobre el mercado de bienes raíces en el área metropolitana.

¿Por qué creo que los precios no se van a desplomar como muchos están esperando? Mi respuesta tiene dos partes. La primera razón es histórica. Los bancos e instituciones financieras tienen aprendida la lección desde que reventó la burbuja inmobiliaria en el 2005 y ya cuentan con una estructura que les permite ofrecer modificaciones y planes de ayuda a los propietarios de vivienda para que no pierdan sus casas. Los costos de una reposición bancaria son tan elevados que les es más rentable modificar los préstamos y mantener a los clientes en su casa, comprometiéndolos a pagar. Además, ya hace muchos años que los préstamos se hacen con documentación completa así que las personas no pueden comprar casas que realmente no puedan pagar, como pasaba en el 2000-2005 que los préstamos se hacían a sola firma (los famosos “stated loans”).

La segunda razón es una combinación del bajo inventario que ya veníamos viviendo, con los problemas de la cadena de distribución mundiales. Antes de la pandemia en Maryland, DC y Virginia se vivía un mercado de bienes raíces sobrecalentado por tasas de interés históricamente bajas que produjo una ola de compradores que empujó los precios de la vivienda rápidamente al alza; a este panorama, se suma la desaceleración de la construcción de viviendas nuevas por la falta de insumos debido a la ruptura de las cadenas productivas y de distribución. A la fecha, estos problemas no tienen una solución clara a la vista, lo que hacen casi imposible que los precios de la vivienda se desplomen ya que el inventario seguirá históricamente bajo.

Y, aunque los precios no se van a desplomar, algo que si podemos afirmar es que el incremento de precios de la vivienda se ha desacelerado. Y eso es una buena noticia para todos porque no queremos que se haga imposible acceder a ser propietarios en nuestra área ya que, aunque el costo de vida se ha incrementado, los sueldos se mantienen iguales. Como agente de bienes raíces, considero es mi obligación promover un mercado inmobiliario sano que beneficie a compradores y vendedores por igual y que nos permita a todos a disfrutar el producto de nuestro trabajo así como mantener a mi comunidad informada para que tome buenas decisiones financieras.

95 views0 comments

Recent Posts

See All